Cirugía de Mínima Incisión o percutánea del pie

La cirugía moderna actualmente tiende a la utilización de técnicas que permiten una recuperación postquirúrgica más rápida y con menos complicaciones. Dentro de éstas técnicas quirúrgicas, ha habido un gran desarrollo en su aplicación para las correcciones de los problemas de los pies, como por ejemplo Hallux Valgus y dedos en garra principalmente.

cirugia minima incision pie

La cirugía de mínima incisión del pie, también conocida como cirugía MIS, por las iniciales en inglés Minimal Incision Surgery, es un método que permite realizar diferentes técnicas quirúrgicas a través de incisiones de escasos milímetros, con mínimo trauma a los tejidos, una recuperación más rápida con apenas molestias post-operatorias y menos complicaciones. Para realizar éstas técnicas necesitamos una aparatología específica y fluoroscopia.

 

A través de la cirugía de mínima incisión se pueden realizar todo tipo técnicas quirúrgicas, por ello es fundamental que sea realizada por cirujanos expertos en ésta técnica.

Estas técnicas de cirugía MIS del pie son desconocidas por la gran mayoría de los cirujanos ortopédicos, y en aquellos que han tenido información de su existencia, ha despertado habitualmente una inicial desconfianza, que puede ser atribuida a que la mayor parte de los trabajos publicados sobre estas técnicas no cumplen, de un modo evidente, las condiciones que debe tener un trabajo científico para ser aceptado por la comunidad médica.

Por el contrario, estas técnicas son muy utilizadas y defendidas por muchas escuelas universitarias de medicina podiátrica en EEUU, así como por la Academia Americana de Cirugía Ambulatoria del Píe. Dentro de la cirugía del pie, las técnicas MIS no han sido hasta nuestros días prácticamente empleadas por los cirujanos, no existiendo trabajos publicados de relevancia a este nivel salvo algunas publicaciones en los años 90.

La cirugía de mínima incisión se realiza bajo anestesia local y es totalmente ambulatoria. Los pacientes llevan un vendaje especial y un zapato post-quirúrgico que protege el pie y permite al paciente salir caminando de la cirugía sin ayuda. Dependiendo del tipo de cirugía, se anestesia todo el pie o la región a intervenir. Además, la anestesia local disminuye de una manera muy significativa las posibles complicaciones anestésicas.