Talalgias o Síndrome de la Congestión Calcánea

talalgias sindrome de congestion calcanea

Los pies soportan el peso de nuestro cuerpo durante toda la vida. Por este motivo, es de vital importancia su cuidado diario, para evitar en general áreas de presión excesiva que, con el tiempo producen problemas en la marcha y deformidades en los pies.

La talalgia, también llamada síndrome de congestión calcánea, es un síntoma que indica dolor en el talón y es producido por impactos repetitivos sobre la parte posterior del pie, como por ejemplo ejercicios prolongados, el caminar con suelas finas o calzado inadecuado en superficies duras.

En general, el reposo y unas plantillas ortopédicas a medida suelen ser suficientes para solucionar el problema. En algunos casos, en los que se ignoran los síntomas tempranos del dolor del talón, o no se realiza el reposo suficiente, el problema empeora y se cronifica.

Las talalgias están causadas principalmente por Fascitis Plantar o dolor en musculatura plantar. Otras causas menos frecuentes de dolor en el talón pueden ser:

  •  Lesión o inflamación del tendón de Aquiles.
  •  Bursitis.
  •  Espolón de Haglund.
  •  Espolón calcáneo.
  •  Neuropatía periférica.
  •  Artritis reumatoide.
  •  Síndrome del túnel del tarso.

Si sufre dolor en el talón, consulte con el especialista para determinar la causa y aplicar el tratamiento más efectivo. La exploración física del pie es fundamental junto con el estudio de presiones para valorar el grado y la causa del dolor.

 

Es importante distinguir entre el dolor detrás del talón y el producido justo debajo de éste.

El dolor detrás del talón está relacionado con inflamación o alteraciones del tendón de Aquiles, el cual se inserta en el hueso calcáneo que corresponde al talón. Esta bursitis se observa con frecuencia en pacientes que usan un calzado que roza continuamente la parte posterior del talón o que presentan deformidades del mismo (como el espolón de Haglund). Cuando este proceso se cronifica, puede llegar a ser invalidante.

Si presenta dolor en la parte posterior del talón, es posible que presente aumento de temperatura, sensibilidad o incluso que haya deformidad con la palpación. El dolor es más intenso con los primeros pasos por la mañana. Finalmente, puede ser necesario realizar una radiografía para determinar la existencia de deformación ósea.

Por otro lado, cuando el dolor se manifiesta debajo del talón, indica con frecuencia una fascitis plantar que puede ser causada por inflamación de la fascia plantar o por un espolón calcáneo. Cuando la fascitis se cronifica, se producen microfracturas en la inserción de la fascia plantar que causan depósitos de calcio que, finalmente forman el espolón. El tratamiento en estos casos, requiere plantillas ortopédicas con elevación de talón, antiinflamatorios y reposo.

Solución a las talalgias

En casos resistentes al tratamiento conservador, la cirugía mínima invasiva para la resección del espolón puede ser necesaria. También se puede tener un espolón calcáneo asintomático y que no requiera intervención quirúrgica.

Finalmente, un traumatismo o golpe en la planta del pie puede producir una contusión plantar. En estos casos, es conveniente realizar una radiografía para descartar fracturas y en caso de no haber fractura, realizar reposo hasta que el dolor desaparezca.

Para más información sobre este síndrome le sugerimos contacte con nuestro personal de la Clínica podológica San Román.