logo unidad del dolor clínica san roman

Alivio Avanzado en la Unidad del Dolor: Transformando el Manejo del Dolor

24 de noviembre de 2023

La Unidad del Dolor es una Unidad especializada en el tratamiento del dolor agudo y crónico llevada a cabo por un grupo de especialistas dedicados y formados exclusivamente para ello.

Los especialistas en la Unidad del Dolor son Anestesiólogos que no sólo se dedican a recetar medicación, sino a la realización de técnicas intervencionistas tales como infiltraciones y radiofrecuencia entre otras.

En el ámbito farmacológico, los analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares son herramientas comunes. Además, se exploran opciones avanzadas como los opioides en situaciones específicas, siempre bajo una supervisión médica cuidadosa para evitar efectos secundarios.
La fisioterapia también es una piedra angular en estas unidades, empleando ejercicios, terapia manual y técnicas de rehabilitación para mejorar la funcionalidad y reducir el dolor.

Cabe destacar la intervención psicológica, que desempeña un papel esencial. Los Anestesiólogos especializados en Dolor trabajan en técnicas de manejo del estrés, terapia cognitivo-conductual y otras estrategias para abordar los aspectos emocionales del dolor crónico.

Las intervenciones mínimamente invasivas, como las inyecciones de corticosteroides o los bloqueos nerviosos, son comunes para dirigirse a áreas específicas de dolor. Además, la neuroestimulación y la ablación por radiofrecuencia pueden ofrecer alivio en casos seleccionados. En última instancia, la clave en estas unidades es la personalización del tratamiento, adaptándolo a las necesidades específicas de cada paciente y abordando no sólo los síntomas, sino también las causas subyacentes del dolor.

En la Unidad del Dolor de la Clínica San Román tenemos una completísima cartera de servicios, y somos especialistas principalmente en las técnicas de Neuromodulación, como son la Radiofrecuencia Térmica y la Radiofrecuencia Pulsada. A continuación, exploraremos en detalle qué es la radiofrecuencia pulsada y térmica, y también sus aplicaciones en el ámbito de la medicina.

La radiofrecuencia pulsada (RFP) es una tecnología médica avanzada que se utiliza en una variedad de aplicaciones terapéuticas, especialmente en el campo del manejo del dolor crónico y la neuroestimulación. La radiofrecuencia pulsada es una forma de terapia de ablación mínimamente invasiva que utiliza energía electromagnética en forma de ondas de radio de alta frecuencia para tratar diversas afecciones médicas que a continuación citaremos.
A diferencia de la radiofrecuencia continua/térmica, en la que se aplica un flujo constante de energía térmica, la RFP utiliza pulsos intermitentes de energía para crear una lesión controlada en los nervios o tejidos objetivo. Esta lesión interfiere con las señales de dolor que viajan hacia el cerebro, lo que puede proporcionar un alivio significativo a los pacientes que experimentan dolor crónico.

estudio de paciente

La RFP se utiliza en una amplia gama de aplicaciones médicas, y algunas de las más comunes incluyen:

  • La RFP se ha convertido en una opción de tratamiento efectiva para pacientes que sufren de dolor crónico, como el dolor de espalda y ciatalgias, dolor derivado de la artrosis (muy buenos resultados en rodilla/cadera), la neuralgia del trigémino y el síndrome de dolor regional complejo. Al crear una lesión en los nervios responsables del dolor, se puede interrumpir la transmisión de señales de dolor y proporcionar un alivio duradero.
  • La espasticidad, que se caracteriza por la rigidez y el espasmo muscular, puede ser tratada con éxito utilizando la RFP. Al dirigir la energía de radiofrecuencia a los nervios y músculos afectados, se puede reducir la espasticidad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.
    La RFP también se emplea en la neuromodulación, un campo de la medicina que implica la estimulación eléctrica de los nervios para tratar afecciones como la enfermedad de Parkinson, la epilepsia y la depresión. Al modular las señales nerviosas con precisión, la RFP puede ayudar a controlar y gestionar estas afecciones.

La radiofrecuencia pulsada ofrece varias ventajas en comparación con otros tratamientos. Algunas de las principales ventajas son:

  • Mínimamente Invasiva: La RFP generalmente se realiza a través de pequeñas incisiones o con la guía de imágenes médicas, lo que minimiza el daño a los tejidos circundantes y reduce el tiempo de recuperación.
  • Alivio Duradero: A menudo, los pacientes experimentan alivio del dolor que puede durar meses o incluso años después de un procedimiento de RFP exitoso.
  • Reducción de la Necesidad de Medicamentos: Al proporcionar una alternativa al tratamiento farmacológico, la RFP puede reducir la dependencia de los pacientes de analgésicos y otros medicamentos.
  • Control Preciso: La técnica permite una precisión excepcional al dirigirse a áreas específicas del cuerpo, minimizando el riesgo de efectos secundarios no deseados.

tratamiento en la unidad del dolor

En conclusión, la radiofrecuencia pulsada es una técnica terapéutica valiosa que ha transformado el tratamiento del dolor crónico y otras afecciones médicas. Su capacidad para proporcionar alivio duradero y minimizar los riesgos asociados con enfoques más invasivos la convierte en una alternativa importante en la caja de herramientas de la medicina moderna.

Por otro lado, tenemos la Radiofrecuencia Térmica, una técnica médica avanzada que utiliza energía de radiofrecuencia para generar calor controlado en los tejidos del cuerpo con fines terapéuticos. Esta tecnología se ha convertido en una herramienta valiosa en diversas áreas de la medicina debido a su capacidad para tratar una amplia gama de afecciones. A continuación exploraremos con detalle qué es la radiofrecuencia térmica, cómo funciona y cuáles son sus aplicaciones clave en el campo de la medicina del Dolor.

Este tipo de Radiofrecuencia busca generar un calor constante y sostenido en el área de tratamiento. Esto se logra utilizando una sonda o electrodo especializado que transmite la energía de radiofrecuencia al tejido objetivo.

El calor generado produce una serie de efectos beneficiosos, como la coagulación de tejido, la estimulación de colágeno, la desactivación de nervios o la destrucción de células anormales, dependiendo de la aplicación específica.

De esta forma esta técnica se utiliza en diversas áreas de la Unidad del Dolor para el tratamiento del dolor crónico, desactivando los nervios responsables del dolor al calentarlos y quemarlos. Esto proporciona alivio a pacientes que padecen afecciones como la artrosis, la neuralgia del trigémino, el síndrome de dolor regional complejo, dolor de facetas vertebrales por artrosis, dolor de rodilla y cadera entre otras.

La RFT ofrece diversas ventajas en comparación con otras opciones terapéuticas: es mínimamente invasiva, actúa con precisión, consigue alivio duradero, y constituye una alternativa a la cirugía. Een situaciones en las que la cirugía tradicional puede ser riesgosa o invasiva, la RFT ofrece una opción menos traumática y con resultados excelentes, veáse hernias discos, ciatalgias, dolor regional complejo, síndrome de espalda fallida, prótesis de rodilla/cadera, artrodeis lumbares por pinzamineros de raíces y/o hernias de discos.

En resumen, la radiofrecuencia térmica es una técnica versátil que ha transformado la forma en que se abordan diversas afecciones médicas en el ámbito del dolor..

Compartir

Post relacionados