calzado
Síguenos en Facebook

El Calzado adecuado

calzado

A la hora de escoger el calzado, además de guiarnos por las últimas tendencias en cuanto a moda, debemos también pensar en la opción más conveniente para nuestros pies y salud en general. Un calzado inadecuado puede derivar en dolor de pies, juanetes, dolor de espalda, dolor en las rodillas y, en los casos más graves, no habrá más opción que recurrir al método quirúrgico.

Consejos

Con motivo de escoger el zapato más adecuado recomendamos seguir los siguientes consejos:

  1. Elegir siempre la talla de calzado adecuada. Los zapatos deben adaptarse completamente al pie. Cuando se presiona el pie hacia adelante es necesario colocar el dedo entre el talón y el zapato. Al comprar los zapatos debemos asegurarnos de que podemos ponerlos y quitarlos del pie con facilidad. En cuanto a los zapatos deportivos y botas, hay que elegir siempre un número mayor del habitual.
  2. Elegir tacones de 3,5 o 4 cm como máximo, de lo contrario corremos el riesgo de forzar la postura y sufrir problemas de espalda, dolor de rodillas, etc. Con tacones demasiado altos, los pies tienden a deslizarse hacia adelante, comprimiendo los dedos y provocando en los mismos callos y juanetes. Si tiene la obligación de usar tacones altos en algún evento o por motivos laborales, lo mejor es alternarlos con los zapatos planos. En Nueva York, es muy común llevar zapatos planos para ir al trabajo y ponerse los tacones solo para las reuniones de trabajo.
  3. Antes de comprar unos zapatos, camina con ellos y comprueba la fricción al andar, los zapatos demasiado duros, anchos, largos o estrechos, acaban por producir lesiones como ampollas, juanetes y callos.
  4. En cualquier caso, el pie debe quedar perfectamente fijo, si flota en el zapato puedes llegar a sufrir una micro-tendinitis. Hay que elegir zapatos de piel y evitar los de plástico. Tampoco escojas un zapato demasiado pesado, ya que obstaculiza el movimiento del pie y puede causar lesiones. Lo ideal es elegir los zapatos que sujetan bien el tobillo y le permitan moverse con comodidad.
  5. En cuanto a los zapatos deportivos, hay que elegirlos en función de cada tipo de deporte y de la forma de su pie. Hay que equiparse en una tienda especializada. Además debemos optar por zapatos ligeros y que amortigüen el impacto de la actividad deportiva. Ten especial cuidado si sales a correr. La calidad de la amotigüación es de suma importancia, ya que en cada zancada el pie choca con el suelo, y si no llevas el calzado adecuado puedes dañar tus pies y tu columna vertebral.

Con estos simples consejos mantendrás tus pies en perfectas condiciones y evitarás los daños que conducen a la cirugía del pie.

Síguenos en Facebook