calzado adecuado
Síguenos en Facebook

El Calzado adecuado marca la diferencia

Las funciones que desempeña nuestro calzado son numerosas. Por ejemplo, protegen nuestros pies, a la vez que nos permiten practicar deportes.

Asimismo, amortiguan nuestro peso corporal, haciendo que vayamos cómodos o a la moda, y en el mejor de los casos, ambas cosas. Por ello, encontrar un calzado que sea adecuado para nuestros pies es muy importante.

Un calzado que no calza bien puede ocasionar problemas como juanetes, callos o llagas, dedos en garra, fascitis plantar o fracturas por sobrecarga. Debido a que las formas de nuestros pies y nuestras necesidades son distintas para cada persona, un mismo calzado puede no funcionar igual de bien para dos personas diferentes.

También tiene que tener en cuenta que el calzado va a desgastarse con el tiempo y tendrá que ser reemplazado entre 6 y 12 meses tras un uso regular.

Con el fin de ayudarle a encontrar un calzado adecuado, los especialistas de la Clínica San Román ofrecen los siguientes consejos:

  1. Mida sus pies aunque siempre haya utilizado la mismo número de zapatos, es importante medir el pie porque tanto el tamaño como la forma de los pies pueden variar con el tiempo.
  2. Debe medir los dos pies. Nuestros pies no son exactamente iguales y es muy común que tengamos un pie más grande que el otro. Por supuesto, debe probarse los zapatos siempre en el pie más grande.
  3. Mida los pies al final del día. Normalmente los pies están más hinchados durante el final del día. Es conveniente que tenga esto en cuenta a la hora de medir sus pies o probarse un calzado nuevo, ya que de lo contrario, un mismo calzado puede resultarse incómodo por la tarde, aunque a primera hora del día le vaya bien.
  4. Compre el calzado que le sea cómodo, independiente del número. Conocer su número de pie es simplemente una guía, ya que distintas marcas y tipos de calzado pueden tener medidas distintas aunque tenga el mismo número. Es posible que tenga que llevar un número mayor que su número habitual con ciertas marcas o tipos de calzado.
  5. Busque un calzado que se adapte a la forma del pie. El calzado con formas muy distintas a la forma del pie probablemente le ocasionarán problemas.
  6. No compre calzado pequeño esperando que ceda con el tiempo. El calzado tiene que irle bien desde el primer momento.
  7. La zona inmediatamente anterior a los dedos del pie debe encajar perfectamente en la parte ancha del zapato.
  8. Asegúrese de que hay suficiente espacio para los dedos en el calzado para evitar el roce y la aparición de callos y rozaduras. Esto es aún más importante si tiene dedos en martillo o algún otro problema en sus pies.
  9. Siempre deje alrededor de un centímetro entre la punta del calzado y su dedo más largo (normalmente el segundo dedo).
  10. Como norma general, debe caminar un poco con el nuevo calzado para comprobar que sea cómodo, se ajuste bien a su pie y no le roce. El talón no debería deslizarse ni resbalar cuando está caminando.

collage calzado adecuado

Adapte su calzado a su actividad diaria

Otro factor importante es utilizar un calzado adecuado que haya sido diseñado para la actividad que usted vaya a desarrollar. El calzado que se utiliza para correr le brinda una mayor amortiguación en el talón y la flexibilidad necesaria para sus dedos.

De igual manera, el calzado diseñado para el ciclismo es más rígido con el fin de ayudarle a pedalear eficientemente. No obstante, si utiliza uno de estos calzados para realizar otra actividad distinta a aquella para la cual ha sido diseñado, puede tener problemas.

Elija zapatos de calidad

En términos generales, para que un calzado sea bueno tiene que tener un talón amortiguado, una suela firme y una flexibilidad adecuada al tipo de calzado. Asimismo, si la parte superior del calzado está hecha de un material suave y de fácil ventilación, el calzado será más cómodo, disminuyendo las posibilidades de roce e irritación de la piel. Es conveniente que el calzado pueda ajustarse con cordones, velcro, etc., para que el pie esté cómodo y sujeto.

También es importante que el calzado disponga de soporte para el arco plantar. Si este soporte de fábrica no es fijo, sino que está inserto en el calzado, se puede quitar y reemplazarlo por una plantilla ortopédica para que el zapato le resulte más cómodo. En caso de problemas específicos del pie, su médico le recetará una plantilla ortopédica a medida.

Siguiendo estos sencillos consejos, el riesgo de que aparezcan problemas de calzado y del pie se reducirá considerablemente. Si tiene algún problema en sus pies o en sus tobillos, debe hablar con su médico especialista. Actualmente, existe calzado cómodo y moderno, pero si tiene que elegir, elija siempre la comodidad y la seguridad de sus pies por encima de las tendencias de moda. Notará la mejoría no sólo al caminar, sino también a corto y a largo plazo.

Síguenos en Facebook